miércoles, 29 de diciembre de 2010

Katy Parra


Katy Parra Carrillo

Cofundadora de los Grupos Literarios Espartaria y Jitanjáfora.
Coordinadora de talleres de poesía en diferentes centros de la Región de Murcia.
Colaboradora en prensa, radio y en varias antologías de ámbito regional y nacional.
Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, francés e italiano.
Libros publicados:
- Acordes en Soledad, Murcia. 1997
- Síntomas de Olvido, Madrid. 2000
- Espejos para huir hacia otra orilla, Toledo. 2004
- Coma Idílico, Editorial Hiperión. 2008
- Por si los pájaros, Editorial Visor. 2008
Premios:
-2000. 1º accésit del Premio Nacional de poesía “Ciudad de Jumilla”, Murcia.
-2
003. XXVIII Premio Nacional de poesía Rodrigo de Cota “Ciudad de Toledo”.
-2005. Finalista en el V Premio Nacional de poesía “Dionisia García”, Murcia.
-2008. Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández.
Comunidad Valenciana.
-2008. Premio de Poesía Villa de Salobre
-2008. Premio de Poesía en lengua castellana Viaje del Parnaso (Valdepeñas)
-2009. XXV Premio Internacional Jara Carrillo de poesía de humor
e-mail.: parra.katy@gmail.com

A la que agradezco su amistad y su cariño siempre vestido de versos y de máximas como "Abre los ojos y sonríe. La vida acaba de empezar", a la par de plologarme mi propio poemario "Alma Farolera", gracias hermana poeta.

POEMAS:
COMA IDÍLICO

No maldigas el tiempo que perdiste
conquistando mi alma
y otras cosas.
¿Aún deseas que te diga
lo que quieres oír?
Sírveme otra cerveza,
arráncame la ropa con los dientes
y destroza a pedradas
el castillo de arena y cicatrices
que a diario restauras
en alguna bahía de mi olvido.

APUNTES

Adoro las estufas,
el invierno y sus leyes metafísicas,
sus mantas de algodón
y sus extravagancias navideñas.
Me gusta hacer las paces con la vida
-y con mis enemigos-,
apuntar con el dedo a los imbéciles
para no confundirlos con los tontos,
reír a manos llenas
cuando todo parece derrumbarse,
y me gustan los jueves.
En el patio de luces
hay concilio de pájaros.
Me agrada hablar con ellos
de las cosas que importan.
Mi psicoterapeuta
dice que no es tan grave.
plegamos nuestras alas, conversamos,
le sigo la corriente.
Este es un buen lugar para escapar del frío.

EL VALS DE LOS CORDEROS

Caperucita y yo
tenemos en común más de una cosa.
Ninguna de las dos creemos en los cuentos
ni usamos a los príncipes
en nuestros calendarios.
Ambas somos alérgicas
a las floristerías
y a los pobres corderos
que se ordenan y balan al unísono.
Por eso mientras yo
descuento los tejados y los tréboles,
ella cuenta las sílabas
y deshoja tu nombre imaginario
con esa esquizofrenia
que nos presta la luna
cuando sabe que todo está perdido.

PRÉSTAMOS DE NIEVE

Me prestaron la infancia,
y con ella hice cálculos
y extraños sortilegios,
hasta llegar a conclusiones desastrosas.
Después dosifiqué aquella tristeza
-que heredé no sé cómo
ni de qué antepasado-
e intenté ser de acero inoxidable
para no sucumbir a la locura.
Mas, como no podía
arrancarme el invierno de los ojos,
los cerré firmemente
para poder soñar
y empecé a contar versos heptasílabos
como una pobre idiota
hasta que me cansé de ser yo misma.
Y una tarde de abril o de diciembre
-solamente recuerdo que hacía frío-
me declaré insolvente
y repartí mi herencia entre los pájaros.

3 comentarios:

  1. Muy buena gente, y como poeta, ¿qué puedo decir? de sobras hablan de ello sus poemas, sus premios, su respetada trayectoria.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Coma Idílico. Un beso

    ResponderEliminar
  3. El 12 de noviembre, invitada en Lunes literarios del Guanábana Jam

    ResponderEliminar